Un llamado a proteger a los adultos mayores ante la amenaza del endeudamiento hizo la concejala por Viña del Mar, Macarena Urenda, ante las alarmantes cifras dadas a conocer por un estudio de Chiledeudas.cl, que develó una realidad con la que conviven las personas de la tercera edad a diario en Chile y la Región, y que la edil conoce bien.

Según el estudio, basado en análisis realizados por la Universidad San Sebastián-Equifax, muestra que sobre el 13% de los morosos en nuestro país son adultos mayores, más de 600 mil personas, quienes en promedio tienen deudas que alcanzan hasta 1 millón 800 mil pesos, cifra que triplica los ingresos mensuales, que no superan los $600 mil. Peor aún, más alarmante resulta que  cerca de 50 mil adultos mayores que cuentan con una pensión básica solidaria –la cual no sobrepasa los $107 mil al mes- son deudores, con incumplimientos financieros que en promedio registran los $750 mil, una cifra que es hasta siete veces mayor que sus ingresos.

Al respecto, Urenda señaló que “ya es necesario tomar medidas. En primer término, está situación ocurre ante la desesperación de un segmento olvidado, que subsiste con escasos recursos y que debe costear onerosos medicamentos y problemas de salud. El país no se ha hecho cargo de resguardar a dichas personas”.

Por otro lado, la concejala agregó que “existen problemas con el acceso a estos créditos. Hay que analizar cómo se entregan, ya que a diario vemos como se sufre acoso para acceder a ellos, sin información clara y que muchas veces te toma en una situación compleja económicamente. Lo triste es que las tasas hacen que estos créditos se constituyan en nuevos lastres para esas familias”.

“Todo lo anterior se enmarca en algo que yo ya he denunciado anteriormente. Debemos crear conciencia sobre la vulnerabilidad en la que viven adultos mayores y la poca consideración que sufren por parte de sectores de la sociedad”, aseguró.

Macarena Urenda subrayó que “derechamente hay instituciones financieras y de créditos en nuestro país que se aprovechan de la vulnerabilidad de las personas de la tercera edad. Nuestro país no se ha caracterizado por ser una nación que se preocupe por sus mayores, vemos a diario abusos en la calle, faltas de respeto y consideración, muchos de ellos quieren seguir trabajando para mantenerse activos y no encuentran espacio, y así un sinnúmero de dificultades para gente que dio mucho por todos nosotros”.

Añadió además que “hacen falta medidas a nivel de Estado para protegerlos, por ejemplo, como procurar la formación de personal capacitado para atender sus necesidades, como cuidadores y médicos, generando incentivos para que la población se interese en esta área laboral”.

Share This