Con la adrenalina a mil, gerentes, juniors, secretarias y diversos estamentos de una empresa forman equipos para crear la mejor preparación, al estilo de “Master Chef”, poniendo en práctica habilidades como liderazgo, resolución de conflictos, empatía y proactividad.

 

Una innovadora fórmula para entrenamiento laboral creó la chef Carola Correa, quien mediante clases de cocina ha logrado potenciar competencias transversales en funcionarios de diversas empresas. Se trata de su coaching de cocina, instancia que mezcla la enseñanza en materia culinaria con aspectos claves en torno a habilidades blandas fundamentales para los trabajadores de una compañía.

Al respecto, Correa explicó que “cocinar en grupo exige habilidades como creatividad, capacidad para resolver conflictos, liderazgo, adaptación, empatía, templanza, proactividad, entre otros atributos. Cuando cocinamos en grupo y también cuando se trabaja en oficinas, existen momentos de presión donde ocurren situaciones que podemos identificar, reflexionar y pulir para que no se transformen en un obstáculo para el logro de nuestros objetivos, ni en un elemento disruptivo en nuestro ambiente laboral”.

La chef señaló que “el coaching de cocina es una dinámica clase, que combina información sobre alimentación saludable y consciente, y la elaboración del Menú de la Felicidad que comparto al final de la clase, asignando un plato a cada equipo de trabajo para que lo lleven a cabo en 30 minutos, lo que genera estrés y adrenalina para lograr el objetivo”.

“A lo largo del taller, que ya ha sido desarrollado para diversas empresas, se van develando las diferentes estrategias para resolver dificultades y tensiones al interior de los grupos, herramientas que potencian la comunicación, la confianza y la integración de los esfuerzos en un objetivo común”, agregó.

La también rostro de televisión afirmó que “el objetivo principal de este coaching es potenciar las competencias orientadas a mejorar el clima organizacional, estrechar lazos de convivencia entre los equipos de trabajo, reconocer las habilidades que existen en los otros, identificar las habilidades innatas de cada uno y crear instancias de convivencia y camaradería, todo ello inmerso en el mundo de la cocina, lo que lo hace lúdico y muy entretenido”.

Carola Correa añadió que “esta instancia es percibida también por los trabajadores como un momento de esparcimiento y relajo, generando una dinámica muy humana, que fortalece lazos de amistad y compañerismo. Me encargo además que disfruten del momento y compartimos unos vinitos, un cóctel y  una grata conversación”.

Share This